La seguridad vial es un requisito fundamental que todo conductor debe tener en cuenta durante la circulación. Por eso cuando no conduces con responsabilidad, de cometer alguna infracción no solo estaría poniendo en peligro su vida, sino también la del resto de personas que circulan, ya sea otros conductores o peatones.

conduces con responsabilidad

Cualquier medida de prevención ante accidentes es poca cuando estamos frente al volante. Estar atento a todas las señales y cumplir las normas del buen conducir no es suficiente para asegurar que somos responsables como conductores.

Uno de los principales problemas del sector automovilístico en España es el envejecimiento paulatino de los coches que están en circulación y esto tiene consecuencias muy graves, no sólo porque puede ser causa de accidentes, sino también por los elevados niveles de contaminación que producen.

La Dirección General de Tráfico (DGT) es la entidad encargada de garantizar que se cumpla con seguridad las leyes de circulación viaria. Vigila también por la consiguiente reducción de los índices de siniestralidad asociados.

Según datos ofrecidos por esta organización, están registrados en España:

  • Más de seis millones de vehículos con una antigüedad superior a los 20 años y la edad media supera ya los 12 años.
  • El 94,6% de los coches que supera la década de vida suman más de 100.000 kilómetros en sus contadores.
  • Solo un 23,6% de las unidades que circulan por las carreteras españolas cuenta con menos de 50.000 kilómetros.

Todo lo cual apunta a la doble necesidad de cuidar que los vehículos tengan todas sus reformas homologadas; así como también la sustitución de piezas que puedan estar deterioradas y pongan en peligro la propia vida de quien conduce.

El reconocimiento del deterioro de los vehículos es una función a cargo del Programa de Inspecciones Técnicas de Vehículo (ITV), el que a su vez se encarga de garantizar la corrección de los defectos encontrados en la inspección. Es, por tanto, un sistema de control que se implementa para cuidar que los vehículos matriculados en España cumplan las condiciones técnicas exigidas para su circulación.

Ante el panorama de deterioro paulatino del parque de vehículos existente en la región, se exige con más rigurosidad el cumplimiento de la inspección técnica por la relevancia que tiene ante la prevención de accidentes y por la necesidad de minimizar los perjuicios que generan sobre el ecosistema que nos rodea. La inspección técnica está también para servir al control de las emisiones contaminantes.

Se efectúan en unas instalaciones específicas denominadas Estaciones de ITV, las que son:  

“las instalaciones que tienen por objeto la ejecución material de las inspecciones técnicas que, de acuerdo con el Real Decreto 2822/1998, de 23 de diciembre, y demás normas aplicables, deben hacerse en los vehículos y sus componentes o accesorios, y que estén habilitadas por el órgano competente de la comunidad autónoma del territorio donde estén radicadas, o en las que la comunidad autónoma ejecute directamente el servicio de inspección” (art. 1 del RD 224/2008).

La estación ITV debe garantizar:

  • La correcta identificación de los vehículos con su documentación: la matrícula, número de bastidor, marca, modelo, etc.
  • El reconocimiento de los vehículos aptos o no para circular de acuerdo al informe de inspección.

Después de estas breves líneas, ¿estás seguro de que conduces con responsabilidad?

Autora: Regla Ismaray Cabreja Piedra