Autora: Regla Ismaray Cabreja Piedra

El Tuning ha sido para muchos, una filosofía de vida. Es una práctica que forma parte de una cultura en la que las personas adeptas comparten su pasión por las modificaciones que realizan a sus vehículos, imprimiendo en ello, sellos personales que refuerzan la identificación entre el propietario y el vehículo.

¿Qué es el Tuning?

Es la personalización de un vehículo mediante la modificación de diferentes
elementos, lo que le otorga un carácter único e inigualable y en muchos casos los convierte en objeto de admiración y exhibición pública. Las personalizaciones pueden dividirse de acuerdo a las siguientes áreas de trabajo:

  • Carrocería
  • Electromecánica
  • Embellecimiento y decoración

Más que un fenómeno social, también impulsa una gran inversión de capital en donde sus amantes organizan concentraciones para recrear y exhibir sus propias creaciones, las que pueden ser aplicadas tanto a coches, como a motos, camiones y a toda clase de vehículo.

Tendencias del Tuning

Aunque cada persona le imprime un sello propio, existen diversos estilos en el mundo del Tuning que visibilizan las múltiples tendencias que puede llegar a implicar, algunas de las conocidas son:

Estilo Rally

Este también conocido como Racing es considerado el origen de la personalización de vehículos y su historia se remonta cuando los aficionados a carreras y rallies modificaban los suyos propios para imitar a los de sus ídolos en las pistas de competición. Los principales cambios en estos se realizan en el área de la carrocería, electromecánica y embellecimiento; dirigido a potenciar modificaciones en la aerodinámica y en los motores.

Estilo Import

Son fundamentales los cambios en la carrocería, fundamentalmente los relacionados con la creación de tomas de aire, rejillas en la parte inferior, otro gran número de admisiones en el capó, además de que puede involucrar modificaciones en las potencias del motor. Suelen aplicarse también cambios llamativos de colores y aerografías.

Estilo Lowrider / Highrider

Presenta modificaciones fundamentalmente en el área de la mecánica mediante transformaciones en hidráulica y neumática de suspensión, de modo que el vehículo pueda andar desde lo más pegado posible o lo más alto respecto al asfalto. Se trata que el conductor tengo todo el control mediante la instalación de potentes relés y electroimanes. Suelen emplearse coches clásicos americanos o europeos de la década de 1950.

Estilo Rat

Hace referencia al envejecimiento del aspecto del vehículo, haciendo que este aparente abandono en su exterior para simular un contraste con los elementos que componen su área electromecánica, al ser modificada al máximo con modificaciones sobre-potenciadas.

Estilo Detallista

Es más simple y se centra en la modificación de detalles aerográficos.

Estilo Hot Rod

“Hot Rod” es un término proveniente de California tras la Segunda Guerra Mundial y significa “coches antiguos”. Este estilo lleva a la modificación de las carrocerías encaminada a reducir el peso del vehículo a la optimización de las motorizaciones. Los neumáticos suelen ser más anchos por su funcionalidad ante competiciones.

Estilo Hi-Tech

Como su nombre lo indica, requiere modificaciones empleando alta tecnología en suspensiones, motorizaciones, sistemas multimedias y de confort.

Estilo DUB

Suele implicar elementos muy extravagantes, basada en modificaciones en el área electromecánica y multimedia, además de que se utiliza el embellecimiento cromado en las llantas y el montaje de suspensiones neumáticas para disminuir el nivel de la carrocería y llevarla lo más cerca posible al suelo

Estilo Competición

Basa su diseño en el estilo Rally e implica cambios en la carrocería y en la
aeromecánica, además de modificaciones en el embellecimiento para darle una apariencia más dirigida a la imitación del prototipo de vehículo de carreras, a través de formas redondeadas y aerodinámicas.

Estilo Barroco

Implica la modificación del área de la carrocería o embellecimiento, otorgándole al vehículo una apariencia exuberante o barroca. Se intenta conseguir mayores volúmenes utilizando llantas de dimensiones.

Los citados, son algunos de los estilos que existen. En España, se estima que se llegó a invertir 450 millones de euros en modificaciones de vehículos. El estilo barroco fue el que se impuso en la época de alza de esta práctica. El llamado a los ‘showcars’, llevó a que muchas personas modificaran sus coches de formas desproporcionalmente llamativas.

Aunque el auge del Tuning ha disminuido en comparación con años anteriores, lo cierto es que todavía continúa siendo una pasión de vida para sus adeptos.